Quantcast
El tiempo en: Marbella
Miércoles 21/04/2021

Cómete el mundo

Mano de Santo, la Sevilla más mexicana

La taquería del sevillano David Pareja que trae los sabores más auténticos de la cocina azteca

Publicado: 08/04/2020 ·
15:01
· Actualizado: 10/04/2020 · 09:38
  • Taco de Tinga. Mano de Santo
Autor

Alerta Foodie

Álvaro Salinero, bajo el seudónimo de Alerta Foodie, lleva viajando para descubrir y reseñar restaurantes más de tres años

Cómete el mundo

Un pequeño rincón dedicado a compartir los secretos de la gastronomía, entre ellos las reseñas y recomendaciones de restaurantes

VISITAR BLOG

En esta época de confinamiento me está dando mucho tiempo a leer, libros gastronómicos en su mayoría. He topado con el que editó el año pasado Montagud con el chef mexicano Roberto Ruiz de Punto Mx y asombra lo compleja que es esta cocina, la dificultad en las elaboraciones y el ritual tan especial que entraña. Todo esto complica encontrar un restaurante que elabore fielmente esta cocina y por eso hoy me congratula escribir de esta pequeña taquería sevillana.

En el año 2015 el sevillano David Pareja, un enamorado de la cocina mexicana que justo acaba de arrancar su segundo proyecto con Meriodional, abrió esta cantina emplazada en la Alameda de Hércules. La estética está realmente conseguida, parece que te hubieses trasladado a Ciudad de México y a sus bulliciosas y calurosas calles, mesas de metal, paredes coloridas con motivos y una barra llena de aguas hechas a diario. El servicio es divertido, algo frenético y es de esas comidas que se hacen realmente entretenidas entre amigos.

Guacamole. Mano de Santo

Una carta lo suficientemente extensa para que te queden ganas de volver un par de veces más al menos, dividida en botanas, quesadillas, tostadas, tacos y especiales. Realmente apetece toda la carta, las botanas, que no son otra cosa que nuestros aperitivos, empezamos pidiendo un buen guacamole y el gran aguachile de camarón, servidos ambos con unos totopos artesanales.

También hay que destacar la materia prima que utilizan. Se agradece encontrar unos tacos tan cuidados, porque ese es el plato fuerte de mi comida, con su característica tortilla de maíz nixtamalizado. Disponen de nueve variantes, entre ellos los usuales como Carnitas, tinga de pollo o pastor. Confieso mi personal predilección por este último taco de ascendencia libanesa, de secreto de cerdo adobado con achiote, naranja y chiles rojas, terminado con piña. Excelentes todos los que probamos, especialmente para mí. La visita termina con una tarta de tres leches, otro icono de la cultura azteca, pero que en esta ocasión si era mejorable, pesada y con una masa poco conseguida.

La sorpresa que me llevé fue muy grata, encontrar un ejemplo tan conseguido de esta cocina en una ciudad con una cultura gastronómica tan complicada como Sevilla es un asombro. Probablemente lo frecuente a menudo durante mis estancias en la capital andaluza. Es divertido, diferente, con una gran relación calidad/precio y por supuesto, ¡viva México cabrones!

COMENTARIOS