El tiempo en: Marbella
Miércoles 24/04/2024  

Barbate

El verdadero, el auténtico Barbate, se echó a la calle para mostrar su rabia e indignación

Barbate, el Barbate que, desgraciadamente, muchas veces es silenciado y vilipendiado por unos cuantos miserables, se echó a la calle

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

Y Barbate se echó a la calle. El verdadero Barbate. El auténtico Barbate. El Barbate que rechaza con una contundencia sin igual lo ocurrido el viernes, cuando dos agentes de la Guardia Civil perdieron sus vidas tras ser arrollados por una narcolancha en el Puerto de la localidad.

Barbate, el Barbate que, desgraciadamente, muchas veces es silenciado y vilipendiado por unos cuantos miserables, se echó a la calle. Fueros miles los vecinos y vecinas los que acudieron a la concentración convocada frente al Ayuntamiento para mostrar la repulsa ante lo sucedido y para mostrar su cariño y sus condolencias a los familiares, seres queridos y compañeros de los dos agentes muertos en el ejercicio de sus labores.

Ese, el que vimos este sábado, es el Barbate de los que aman a Barbate, de los que dejan la piel por Barbate, de los miles de vecinos y vecinas que trabajan, que luchan y que nada tienen que ver con la imagen que se proyecta, injustamente, por culpa, insistimos, de unos desgraciados. El Barbate de manos agrietadas por el salitre, de pupilas claras y honradas como la mar que baña sus costas. El Barbate de los fogones, del arte, de la cultura, el Barbate que honra su pasado y desvive por construir un futuro para sus vástagos. El Barbate que todos los días camina por sus calles, abraza a su Breña y deja sus huellas en la arena mojada de sus costas. Ese Barbate, el que siente orgullo por cada una de sus letras, este sábado se echó a la calle y dijo ¡Basta ya!

En la Plaza de la Inmaculada, bajo las sombras de las banderas a media asta, el luto debido emanaba un sinfín de sentimientos… rabia, impotencia, vergüenza… miles de personas y miles de miradas humedecidas y consternadas, pero que aún así no querían quedarse sin gritar que por unos cuantos impresentables se iba mancillar el buen nombre de todo un pueblo. Puños apretados, ganas de llorar y ganas de gritar… de hacer comprender al mundo entero que lo de hoy, de que quienes allí estaban en la plaza, de que esas miles y miles de personas ¡Sí son Barbate! Lo otro es una asquerosa lacra muy complicada de eliminar, sobre todo si quienes deben poner los medios se dedican a otros menesteres y olvidan desde hace décadas las demandas, más que legítimas, más que justas, de un pueblo que, a pesar de todo y contra todos, no piensa rendirse jamás.  Y tienen claro, esos miles de vecinos y vecinas, que “vamos a ganar porque somos más y somos mejores”, tal y como señaló el propio alcalde, Miguel Molina, en su discurso, aplaudido por la multitud.

Concentración en Barbate.

A la concentración también asistieron numerosos altos cargos de la Guardia Civil y de la política, entre ellos Antonio Sanz, consejero de Presidencia; Bruno García, alcalde de Cádiz; Juan Carlos Ruiz Boix, secretario general del PSOE en la provincia; Mercedes Colombo, delegada del Gobierno de la Junta en Cádiz; Pepe Ortiz, exalcalde de Vejer y presidente del Consorcio de Bomberos; Antonio González, alcalde de Vejer; Inmaculada Sánchez, alcaldesa de Conil; Javier Rodríguez Cabeza, presidente de la Mancomunidad de Municipios; Agustín Conejo, presidente de la ELA de Zahara de los Atunes; entre otros muchos.

Barbate no se rinde, ni se rendirá

El primero en tomar la palabra fue Paco Ponce, concejal de Seguridad Ciudadana, quien expresó su profundo dolor por la pérdida de dos agentes de la Guardia Civil y los daños infligidos a otros dos durante una operación contra el narcotráfico. Con palabras cargadas de emotividad, Ponce manifestó: "Barbate, hoy no podemos callar. Nos duele en el alma la pérdida de dos agentes de la Guardia Civil y el daño infligido a otros dos en una operación contra el narcotráfico; la herida provocada a sus familiares, amigos, al Cuerpo de la Guardia Civil y al pueblo de Barbate."

El concejal de Seguridad Ciudadana reveló su indignación como representante de la localidad, diciendo: "No hay palabras para describir la indignación que siento como Delegado de Seguridad Ciudadana. Hoy, más que nunca, debemos estar unidos en la lucha contra la violencia y el narcotráfico. Es hora de que desde todas las administraciones nos escuchen alto y claro. ¡Basta ya!"

Destacó que la concentración no solo era un acto de duelo, sino también un "grito de unidad y rechazo a la violencia", reafirmando que no permitirán que Barbate sea víctima de la impunidad de unos pocos. Ponce hizo un llamado enérgico, exigiendo más recursos para combatir el narcotráfico: "Hoy, desde aquí, exijo más medios para luchar contra el narcotráfico. No estamos aquí para mendigar seguridad; estamos aquí para reclamarla. Nuestros agentes merecen más efectivos y mejores herramientas para enfrentar esta amenaza. Es hora de que las autoridades escuchen la voz de Barbate y actúen con contundencia."

El concejal también dirigió sus palabras a aquellos que desde tierra grabaron videos y vitorearon, calificando su actitud como "vergonzosa". Subrayó que esos individuos no representan los valores de Barbate y resaltó la unidad del pueblo en su lucha contra la violencia: "Esta concentración es un mensaje claro: ¡Basta ya! Basta de impunidad, basta de violencia. Barbate se levanta hoy para exigir justicia y seguridad."

Paco Ponce concluyó expresando sus pensamientos y solidaridad hacia las familias de los agentes fallecidos y heridos. Afirmó que, a pesar del luto, Barbate no se rendirá y que la comunidad demostrará su fortaleza, valentía y unidad contra el narcotráfico. En un llamado final, proclamó: "¡Barbate exige justicia! ¡Barbate no se rinde! ¡Barbate contra el narcotráfico!".

Concentración en Barbate.

"Aquel que lleva sin dormir por la rabia es de Barbate"

Tras Ponce, fue el alcalde, Miguel Molina quien se dirigió al pueblo con un discurso duro, directo y emotivo. Y es que a pesar de tratar de mantener la compostura, no puedo evitar el primer edil dejarse llevar por la emoción y llorar. Molina se dirigió a su pueblo en medio de la tristeza y la indignación por la pérdida de “dos valientes agentes” de la Guardia Civil en una operación contra el narcotráfico. Molina expresó: "Buenas tardes a todos los presentes. Hoy el pueblo está sumido en la tristeza. Hoy es un día duro, muy duro."

El alcalde reconoció la dificultad del momento y la obligación de la presencia en el acto, destacando la tristeza, la indignación y el repudio que embargan a la comunidad. Molina compartió el profundo pesar y solidaridad con las familias de los guardias civiles fallecidos, describiéndolos como "dos agentes que fueron asesinados por unos miserables por más duras suenen estas palabras."

El discurso enfatizó la insuficiencia de las palabras para expresar el dolor y la rabia que todos sienten ante la tragedia. Molina declaró con determinación que, más allá del luto, Barbate repudia enérgicamente lo sucedido y llamó a la unidad en este momento difícil: "Pero, más allá del luto, hoy nos encontramos aquí para decir con voz firme y decidida que Barbate repudia enérgicamente lo sucedido”.

El alcalde delineó claramente quiénes representan y aman a Barbate, destacando la vergüenza por las imágenes difundidas y la indignación compartida por la comunidad. También condenó enérgicamente a aquellos que llevaron a cabo la atrocidad y a quienes se mostraron cómplices: ""Quien siente dolor por este suceso es de Barbate y quiere a Barbate. Quien siente vergüenza por las imágenes difundidas es de Barbate y quiere a Barbate. Quien tiene un pellizco cogido en las entrañas es de Barbate y quiere a Barbate. Quien está sumido en la indignación es de Barbate y quiere a Barbate. Y aquel que lleva sin dormir por la rabia es de Barbate y quiere a Barbate. Y quienes vitorean, quienes aplauden, quienes llevaron a cabo semejante atrocidad, ellos y quienes se mostraron cómplices de la misma, esos no son ni quieren a Barbate. Esa gente insulta a Barbate, insulta nuestra cultura, insulta nuestra convivencia, insulta a nuestra historia y a nuestra memoria, e insulta todo por lo que luchamos día a día”.

Molina expresó la profunda herida que este acto de violencia ha causado a la comunidad, dañando la imagen y la reputación de un pueblo trabajador y luchador. Hizo un llamado a la unidad para demostrar al mundo que Barbate no se rinde ante la adversidad y que rechaza cualquier intento de mancillar su identidad.

El alcalde abordó las carencias y demandas insatisfechas de la comunidad, exigiendo al Gobierno de la Nación y al Ministerio del Interior una respuesta a las peticiones legítimas de Barbate, especialmente en cuanto a la seguridad en el área portuaria y en las costas. Molina destacó la necesidad de atención a las necesidades del pueblo, enfrentando obstáculos como la deuda del Ayuntamiento y la expropiación del suelo municipal.

En un tono de compromiso y determinación, Molina llamó a trabajar juntos, desde las autoridades hasta cada individuo, para construir un futuro mejor para Barbate. En memoria de los valientes guardias civiles, en honor a Barbate y por el bienestar de las futuras generaciones, reafirmó el compromiso con la justicia, la seguridad y el progreso.

El alcalde agradeció a todos por estar presentes en esta difícil hora, concluyendo con un mensaje de unidad: "Barbate unido, siempre unido. Barbate no se rinde, ni se rendirá jamás ante quienes nos deshonran. Ellos no nos representan, ellos no son ni quieren a Barbate, nosotros somos Barbate, nosotros queremos a Barbate, porque nos duele, porque nos avergüenzan… pero seguiremos luchando y os lo aseguro, acabaremos ganando porque somos más y somos mejores… trabajadores, trabajadoras, luchadores, luchadoras, todos y todas los que amamos a nuestro pueblo. Que descansen en paz nuestros héroes. Muchas gracias”.

Tras los discursos se guardó un minuto de silencio en memoria de los agentes fallecidos y en señal de respeto hacia sus familiares. Silencio roto por un atronador aplauso y por posteriores vítores a favor de la Guardia Civil, a favor del pueblo de Barbate, el auténtico, al tiempo que se pedía la dimisión del Ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, quien a pesar de anunciar su presencia, finalmente no acudió al acto, ni visitó la localidad.

La concentración concluyó con una improvisada marcha hacia el Cuartel de la Guardia Civil donde el pueblo volvía a dejar claro su apoyo a los agentes, su repulsa por lo sucedido y sus condolencias a los familiares de los dos agentes “asesinados”.

Concentración en Barbate.

Los dos agentes van a ser velados este sábado con una capilla ardiente en la Comandancia de Cádiz capital, según ha adelantado a los periodistas el consejero de Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, Antonio Sanz, quien ha asistido también a esta concentración. Además, la catedral de Cádiz acogerá este domingo a las 10,00 horas el funeral de los agentes.

El consejero ha explicado que uno de los agentes fallecidos era natural del municipio gaditano de San Fernando y pertenecía al Grupo de Especialistas en Actividades Subacúaticas (GEAS). Tenía 39 años, pareja y una hija. El segundo agente muerto pertenecía al Grupo de Acción Rápida (GAR), tenía 43 años, era nacido en Barcelona y con mujer y dos hijos, según informan fuentes de la Guardia Civil. El cuerpo de este segundo agente, como ha confirmado el consejero andaluz, será trasladado a Navarra, de donde era su familia.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN