Quantcast
El tiempo en: Marbella
Miércoles 05/10/2022  

Mundo

Rusia quita hierro a las explosiones en Crimea y Ucrania se lava las manos

Las explosiones en un aeródromo de la anexionada península de Crimea, calificadas como un accidente por Rusia, no han sido reivindicadas por Ucrania

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Serguéi Lavrov.

Las explosiones en un aeródromo de la anexionada península de Crimea, calificadas como un accidente por Rusia, no han sido reivindicadas por Ucrania, que se distanció de una de las líneas rojas más sensibles para Moscú.

"Por supuesto, no tenemos nada que ver con eso", declaró el asesor presidencial ucraniano Mikhailo Podolyak al rechazar cualquier responsabilidad de Kiev en el incidente.

UCRANIA SE LAVA LAS MANOS

La víspera el Ministerio de Defensa de Rusia informó de una serie de explosiones en el aeródromo militar de Novofiódorovka, del distrito de Saki, en la zona occidental de la península anexionada en 2014, con un saldo de un muerto y 14 heridos, según los datos más recientes.

Aunque el experto militar ucraniano Oleg Zhdánov, citado por la agencia UNIAN, defendió la versión de que las explosiones podrían haber sido consecuencia de un ataque con misiles Harpoon o incluso con misiles ATACMS, suministrados en secreto por EEUU, las autoridades ucranianas prefieren marcar distancias al respecto.

Según Podolyak, las explosiones pueden haber tenido varias causas, desde una detonación accidental de municiones, como ha asegurado el Ministerio de Defensa ruso, hasta el resultado de una negligencia por parte de las tropas rusas.

Sin embargo, al ser cuestionado al respecto, no quiso descartar que hubiera sido una acción de "partisanos" que quieren la liberación de Crimea.

"Claro, las personas que han vivido la ocupación entienden que estos tiempos están llegando a su fin y necesitan manifestar su posición. La recuperación de Crimea es algo que tiene que suceder", dijo.

CRIMEA, PRINCIPIO Y FIN DE LA GUERRA

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, aseguró en su habitual discurso diario que la guerra rusa contra su país "comenzó en Crimea y debe terminar con Crimea" liberada, y alertó de que no habrá una paz duradera mientras Rusia pueda usar ese territorio ucraniano ocupado en 2014 como su "base militar".

"La presencia de ocupantes rusos en Crimea es una amenaza para toda Europa y para la estabilidad global" aseveró al señalar que "la región del mar Negro no puede ser segura mientras Crimea esté ocupada".

El mandatario ucraniano añadió que "no habrá una paz estable y duradera en muchos países a orillas del mar Mediterráneo mientras Rusia pueda utilizar nuestra península como su base militar".

INFORMACIONES CONTRADICTORIAS

Moscú, por su parte, desde un principio, cuando la red se desbordó de vídeos con explosiones y personas huyendo en masa de las playas aledañas, llamó a la calma y pidió esperar los informes oficiales, que no tardaron en confirmar que se trató de un accidente debido a una violación de las normas de seguridad.

El estadounidense Instituto de Estudios de la Guerra (ISW), constató que "el Kremlin tiene pocos incentivos para acusar a Ucrania de los ataques, ya que esto demostraría la ineficacia de los sistemas de defensa aérea rusos".

El ISW admitió que no tenía información suficiente para definir la causa precisa de las explosiones, pero señaló que "la aparente simultaneidad" de estas "probablemente descarte la versión oficial rusa de un incendio accidental".

Algo que "no descarta ni el sabotaje ni el ataque con misiles de largo alcance", añade.

"Ucrania podría haber modificado sus misiles Neptun para su uso en ataques terrestres (como lo han hecho los rusos con los misiles antibuque y antiaéreos), pero no hay evidencia que respalde esta hipótesis en este momento", conjeturó el ISW.

POLÉMICA EN TORNO A LOS DAÑOS

La Comandancia de la Fuerza Aérea de Ucrania informó hoy en su cuenta de Facebook de que nueve aviones rusos resultaron destruidos a consecuencia de la explosión.

Y mientras en las redes sociales ucranianas y rusas se difundía un vídeo de apenas un segundo de duración de los presuntos daños ocasionados a los aviones de combate rusos emplazados en la base, el Ministerio de Defensa ruso aseguró que "el equipamiento aéreo no resultó dañado".

Para despejar las dudas, el exdiputado y político prorruso Oleg Tsariov denunció en su cuenta de Telegram que el breve vídeo que circula en las redes muestra en realidad un avión ucraniano, presuntamente destruido al principio de la campaña militar rusa en este país.

"Si hubiesen mostrado el vídeo completo, y no un fragmento, se vería con exactitud su ubicación", argumentó.

El prorruso aseveró que un camarada suyo visitó el aeródromo y le remitió fotos y vídeos de los aviones militares intactos.

"No tengo derecho a publicarlos, ya que se trata de equipamiento militar. Es sorprendente, pero los aviones no sufrieron daños. Incluso un avión de transporte grande está intacto", afirmó.

Según Tsariov, la explosión "afectó parcialmente la localidad que está junto al aeródromo", dañando los ventanales de las viviendas.

El líder crimeo, Serguéi Aksiónov, quien visitó la víspera el lugar de los hechos y volvió a personarse en Novofiódorovka el miércoles, declaró la situación de emergencia municipal y aseguró que los daños serían subsanados en un plazo de 10 días.

UN FRENTE ESTABLE PERO CON VÍCTIMAS CIVILES

Mientras, la situación en el frente no cambió significativamente durante la última jornada y se caracterizó por la metódica presión del Ejército ruso en el Donbás, donde acosa las ciudades bajo control ucraniano en Donetsk, Bájmut y Avdiivka.

"El enemigo intentó reanudar la ofensiva en dirección a Donetsk-Pisky, las hostilidades continúan", señaló el mando ucraniano en su parte de guerra.

En Dniepropetrovsk murieron 13 personas y otros 11 resultaron heridos, cinco de ellos graves, el Ejército ruso lanzó más de 80 misiles Grad contra la localidad de Marganets, según denunció en su canal de Telegram el gobernador de la región, Valentin Reznichenko.

Según el jefe de la administración local, más de 20 viviendas, además de un centro cultural, una residencia, dos escuelas y la sede administrativa fueron dañados.

Marganets está separado por el río Dniéper de la estación nuclear de Zaporiyia, la mayor de su tipo en Europa y objeto en los últimos días de una serie de ataques de los que se acusan ambos bandos.

TE RECOMENDAMOS